DOLAR
OFICIAL $123.05
COMPRA
$129.05
VENTA
BLUE $221.00
COMPRA
$224.00
VENTA

Matan a una jubilada y con su sangre escriben "abuela" en las paredes

Una jubilada fue asesinada brutalmente el lunes y por el homicidio aún no hay detenidos. La policía no descarta que haya sido un intento de asalto aunque la familia dice que es imposible, ya que vivía humildemente y no disponía de efectivo en su casa.

Una mujer de 74 años fue asesinada a golpes y puñaladas en su casa de la localidad pampeana de Eduardo Castex y, tras cometer el crimen, los delincuentes escribieron en las paredes de la vivienda la palabra "abuela" con la sangre de la víctima.

El jefe de la comisaría de esa localidad ubicada a 80 kilómetros de la ciudad de Santa Rosa, Raúl Martínez, confirmó que de acuerdo a los primeros estudios realizados en el lugar, el crimen se habría producido el lunes último y dijo que por el momento no hay detenidos por el homicidio.

La víctima fue identificada por los investigadores como Verina Peinetti de Perera (74), quien vivía en una casa ubicada en la zona céntrica de la ciudad, frente al colegio "Juan Humberto Morán".

Según los pesquisas, el cuerpo fue encontrado ayer al mediodía, cuando familiares de la mujer concurrieron a su casa debido a los reiterados llamados sin respuesta.

Al ingresar al lugar, los efectivos encontraron la casa totalmente desordenada y el cadáver de la mujer en medio de un charco de sangre. Los peritos que llegaron al lugar determinaron que la mujer presentaba golpes en la zona del cráneo y al menos cinco puñaladas en el cuerpo.

Con su sangre, los delincuentes escribieron en una de las paredes de la casa la palabra "abuela".

Si bien se desconoce el móvil del homicidio, los investigadores presumen que pudo haberse tratado de un crimen en ocasión de robo, aunque los familiares y vecinos de la mujer señalaron a los pesquisas que la víctima no tenía dinero y que vivía en condiciones humildes.

La mujer había enviudado poco tiempo atrás y en la casa vivía sola, dijeron los pesquisas.

En el lugar se hicieron presentes los jefes policiales de la zona y el juez Daniel Sáenz Zamora, quien ordenó el traslado del cadáver a la morgue de Santa Rosa para que se practique la autopsia.