DOLAR HOY: COMPRA $58.09 VENTA $62.69

Los detalles de los estudios psicológicos a Thelma Fardín que confirman la violación de Juan Darthés

La fiscal Sandra Dinarte acusó al actor por violación y pidió su detención internacional.

thelma fardin

Cuatro peritos forenses, dos nicaragüenses y dos argentinos, que declararán en un posible juicio en Nicaragua contra Juan Darthes, coinciden en que el testimonio de Thelma Fardin es “creíble” en su denuncia por violación en contra de Darthés. Así se desprende de la acusación que la Fiscalía nicaragüense presentó contra Darthes en un juzgado de Managua el pasado jueves.

“La examinada Thelma Inés Fardin brinda un testimonio compatible con violencia sexual”, explica en un documento al que tuvo acceso Infobae la forense nicaragüense Heydi Trujillo, quien además concluyó en su chequeo a Fardin que esta última no padece de discapacidad física ni psíquica.

La psicóloga también nicaragüense María Raquel Aráuz concluye que Fardin tiene un “trauma psíquico”, en el que la actriz vuelve a vivir mentalmente el episodio de violencia sexual y tiene pesadillas y pensamientos aterradores. Según Aráuz, Fardin presenta “un cuadro sintomático de miedo, amenaza interna, tristeza, vivencia de vacío y ansiedad”.

La psicóloga nicaragüense también explica que Fardin ha sufrido desde el hecho “alteración de su organización psíquica y de áreas funcionales de relación”. Además, la actriz requiere tratamiento especializado e integral en salud mental.

Las valoraciones de las peritos nicaragüenses coinciden con las de sus homólogos argentinos, ya que la psicóloga argentina Jorgelina Beatriz Butta considera que Fardin necesita que su caso sea resuelto por la justicia para que le ayude a superar el trauma. “La función del campo jurídico es esencial porque resitúa el lugar de la culpa y posibilita de ese modo la realización del duelo y así la reparación del dolo psíquico”, dice Butta.

Por último, el psiquiatra también argentino Enrique Oscar Stola afirma que Fardin presenta “recuerdos angustiosos recurrentes involuntarios e intrusivos” de la supuesta violación, además de “sueños angustiosos recurrentes en los que el contenido y el efecto de sueño están relacionados” con el mismo hecho.

De acuerdo con el psiquiatra Stola, Fardin se esfuerza bastante por evitar recuerdos sobre lo que pasó con Darthés en mayo de 2009, en una habitación de un hotel de Managua, mientras estaban de gira con el show de Patito Feo.

Stola también revela que Fardin tiene un “estado emocional negativo persistente”, de miedo pero también de enojo. A Fardin le cuesta mucho conciliar el sueño, agrega Stola.

Entre las conclusiones de la forense Heydi Trujillo, no existen mayores evidencias físicas en la víctima que demuestren el delito por el cual se procesa a Darthés en Nicaragua. Por ejemplo, no hay evidencias de uso de fuerza en la víctima. No hay evidencia de embarazo y tampoco de enfermedad de transmisión sexual. No hay presencia de lesiones físicas.

En ese sentido, la jurista nicaragüense Elia Palacios, experta también en temas de género, indica que, de acuerdo con la legislación moderna, las pruebas periciales psicológicas, en casos de violencia sexual, tienen mayor peso que las valoraciones físicas, puesto que las víctimas comúnmente hacen denuncias tardías y no es posible en muchos casos encontrar evidencias físicas, como presencia de semen, golpes, rasguños, señas de penetración o estados de embarazos y enfermedades de transmisión sexual, entre otros.

“Los niños, niñas y adolescentes no siempre revelan por vergüenza o miedo cuando son abusados. Sus agresores casi siempre son de confianza, que se valen de esa relación para manipular y atemorizar a su víctima. Siempre cuestionamos que por qué no habló en su momento, pero no es fácil estar en esa situación. Muchas (víctimas varones o mujeres) suelen hablar hasta que son adultas, y pueden decir todo lo que vivieron. Por eso es importante esa valoración (psiquiatra y psicológica). En estos casos no hay testigos porque los agresores abusan donde nadie los ve. Son hijos sanos del patriarcado, sabe lo que hacen y dónde actuar, se ganan la confianza, y luego violentan esa relación”, dice Palacios.

Para la jurista, la declaración de la víctima es muy importante. “Es lo principal. No podemos cuestionar lo que dice la víctima. Hay que creerle. Los mismos agresores le dicen: nadie te va a creer, porque ellos se creen respetados y buena gente. Es lo que pasa con este hombre (Darthés). Hay grupos que lo defienden”, explica Palacios.

Además de los cuatro médicos forenses, la Fiscalía nicaragüense ha propuesto a 10 testigos, entre los que se encuentran la misma Fardin, otros miembros del elenco de Patito Feo y un investigador de la Policía nicaragüense.

Se presentan además pruebas documentales, como el pasaporte que Fardin tenía en 2009 con el cual la Fiscalía pretende demostrar que ella era menor de edad y que se encontraba en Nicaragua cuando habría ocurrido el hecho. También se encuentra el contrato que unía a Fardin con Patito Feo y el informe del hotel Holiday Inn de Managua, así como la asistencia penal que en este caso las autoridades nicaragüenses solicitaron a las argentinas, así como audios, fotografías, movimientos migratorios, entre otros.

De todas formas, en su acusación, la Fiscalía también indicó que podría agregar más pruebas en contra de Darthés, al decir que presenta ante el juez los “elementos de convicción disponibles en este momento”.

Dejá tu comentario