DOLAR
OFICIAL $69.28
COMPRA
$74.28
VENTA
BLUE $117.00
COMPRA
$127.00
VENTA

¿Lo pensará dos veces? tras su renuncia, el Papa Benedicto XVI podría ser detenido

El 28 de febrero cuando se efectivice la dimisión, Joseph Ratzinger perderá la inmunidad judicial por lo que además, podría ser llamado a declarar por casos de abusos sexuales de menores por parte de miembros de la Iglesia.

El renunciante papa Benedicto XVI, quien pasará la semana rezando en privado mientras continúan las especulaciones sobre quién será su sucesor, perderá la inmunidad judicial el 28 de febrero, cuando se efectivice su dimisión.

De este modo, el Papa se quedará sin la protección legal que lo ampara como jefe de Estado de la Santa Sede y podría ser llamado a declarar, desde las ocho de la noche del jueves, en los casos de abusos sexuales de menores, por parte de miembros de la Iglesia, sobre todo en Estados Unidos.

Durante 24 años, desde 1981 hasta que lo hicieron pontífice, en abril de 2005, Joseph Ratzinger ha tenido el mérito de imponer la tolerancia cero en la denuncia de los curas, monjas, religiosos y educadores católicos culpables de pedofilia en el último medio siglo.

Como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Ratzinger pasó a ser el responsable mayor de las cuestiones disciplinarias en la Iglesia, no sólo como defensor de la ortodoxia doctrinaria, sino también el "ministro" que debía seguir y castigar las violaciones de la disciplina.

En diversos tribunales, los abogados de las víctimas pidieron que el cardenal Ratzinger fuera juzgado como responsable del vaticano, o que se lo llamara a declarar.

El gobierno de Washington se opuso en un caso bajo la condición de jefe de Estado de Benedicto XVI, protegido por la inmunidad, que durará solo hasta el jueves 28.