DOLAR
OFICIAL $61.21
COMPRA
$66.21
VENTA
BLUE $79.50
COMPRA
$84.50
VENTA

Las drogas, operativos y preocupación

Los resultados de los operativos antidrogas que se han desarrollado en los últimos días en la provincia podrían ser tomados como una noticia optimista. Sin embargo, surge la preocupación, porque se sabe que algo de la droga que circula hacia otro país queda en Mendoza.

La información debe ser tomada en un plano positivo, en razón de que demuestra que los operativos antidroga que se están desarrollando dan los resultados esperados. Pero también queda subyaciendo una preocupación, en razón de que, según los estudiosos del tema, algo de la droga que es considerada "de paso", queda en la provincia.

De acuerdo con los datos proporcionados por las autoridades policiales y de Gendarmería, en los dos primeros meses del año se han secuestrado en Mendoza 503 kilos de marihuana y 13 kilos y medio de cocaína.Valores que superan en más de 100 kilos a los concretados por las mismas fuerzas en igual período de 2010.

Es muy factible que esa droga secuestrada haya tenido como destino Chile, ya que de acuerdo con lo mencionado por las autoridades, la mercadería puesta en las calles de Mendoza tiene un valor escasamente superior a los 750 mil pesos, pero se incrementa en más del triple si logra superar la frontera.

Se indicó sobre el particular que la droga descubierta en los últimos operativos estaba preparada para ser trasladada al país vecino, teniendo en cuenta que además de estar compactada, los paquetes se encontraban impregnados con grasa de litio, para evitar el olor característico de la marihuana.

También resulta lógico suponer que sean los meses de verano los más propicios para el tránsito de ese tipo de productos, en razón de que los boliches y los centros de diversión nocturna se multiplican en esta época a lo largo de la costa en el vecino país.

En ese marco, resulta valiosa la labor desarrollada por personal especializado en la detección de ese tipo de delitos, pero por el otro deja abierta la preocupación, porque ratifica el hecho de que Mendoza, por ser puerta del corredor bioceánico y de acceso directo a un país limítrofe, es lugar de paso de la droga y siempre algo de la misma queda en la provincia.

De acuerdo con informaciones que se conocieron tiempo atrás en Buenos Aires, la Argentina comenzó a tomar un papel importante en la producción de drogas como la marihuana y la cocaína y si bien las plantaciones no se encuentran en nuestro país, porque existe un control muy estricto, el ingreso de los químicos necesarios suele ser frecuente.

De allí también que se hayan profundizado los controles para la comercialización de ciertos productos, como es el caso del ácido muriático o el ácido clorhídrico, según señalan los especialistas.

De todos modos, muchas veces resulta difícil detectar los lugares de elaboración de la droga, en razón de que los narcotraficantes suelen utilizar las denominadas "cocinas móviles", que consisten en casas rodantes camufladas, por lo que, haciéndose pasar por pescadores, van elaborándolas en distintos lugares del país.

Hay señales de alerta que están encendiéndose. Es el caso del avión argentino encontrado con drogas en Barcelona, mientras se conoce que los controles en los aviones comerciales que llegan a Europa son más estrictos si esos arribos surgen desde la Argentina.

Además, de acuerdo con una nota publicada por el diario La Nación, la Argentina ocupa el triste primer lugar en el consumo de cocaína de América Latina y el segundo en América después de EEUU. Un 2,6% de la población es consumidora, mientras en EEUU llega a 3%.

Frente a ese preocupante panorama, surge la necesidad de que se profundicen los controles, tanto en la frontera como en el interior de la provincia para evitar que parte de la droga quede en Mendoza, mientras en el orden nacional se apruebe una ley, como lo ha anticipado el jefe de Gabinete.

De lograrse esos objetivos el beneficio alcanzará tanto a los jóvenes, que son quienes suelen caer en el consumo de ese flagelo como a la población en general porque disminuirán las posibilidades de incremento de la inseguridad.