DOLAR
OFICIAL $69.71
COMPRA
$74.71
VENTA
BLUE $117.00
COMPRA
$127.00
VENTA

La vocación oculta de la Presidente

Por Osvaldo Pepe. En sus últimas apariciones públicas la Presidente ha mostrado una vocación que hasta ahora mantenía en reserva, y que acaso forme parte de lo que el kirchnerismo llama "batalla cultural", cruzada que combina fanatismo con aires de épica para atacar sistemáticamente a los medios no colonizados por la Casa Rosada.

Nota extraída del diario "Clarín"

Y que cuenta como eventuales aliados, entre otros actores de mayor jerarquía, a los barrabravas en las canchas o a los presos en las cárceles.

Es cierto que Cristina había dado algunas pautas sobre esa pasión subterránea cada vez que usaba una frase, algo demodé , de haber leído algo "en letras de molde", en obsesiva alusión a los titulares de los diarios . Ahora se ha perfeccionado y da clases de edición periodística en cámara , generalmente en cadena nacional con una tapa de Clarín en mano. En sus clases, por así llamarlas, conjetura sobre por qué se puso tal o cual título o qué ponderación debió dársele a su criterio.

Y hasta pone esas tapas como ejemplo de lo que ella denomina "cadena del miedo, el desánimo y el encubrimiento" (?).

A propósito, le recomendamos una joyita en la materia. Es la edición de un diario ultra K del jueves pasado, que tituló en tapa "De Vido anunció un amplio plan de obras públicas" cuando el ministro había dado a conocer el aumento en los peajes de los accesos a la Ciudad, de entre el 14% y el 20%; y en las rutas nacionales del 17,5% para financiar esas obras: una nueva remodelación y ampliación de la General Paz, anunciada ya por tercera vez.

Sencillamente maravilloso . Quizá a Cristina le agrade esa forma de editar las noticias.

Es que la obsesión mediática es una seña de identidad del kirchnerismo. Y la Presidente encabeza la caravana con bandera y redoblante. Ahora, una jueza italiana quiere que declare por teleconferencia en un juicio que lleva adelante por difamación a una periodista y a un diario italianos, a raíz de la publicación de unas presuntas compras fastuosas que la mandataria habría hecho en Roma (Una jueza italiana quiere que declare Cristina en un juicio por difamación).

Al margen de este caso, a la Presidente no le gustan ni los periodistas ni el periodismo.

Y no lo disimula. Ella sabe que su estilo admonitorio y el énfasis de su gestualidad hacen que muchas de sus piezas oratorias parezcan en realidad severos sermones . Y al hablar de todo hasta se permite reírse de sí misma, como noches pasadas en la Bolsa, cuando dijo "me van a decir que soy una maestra ciruela" . La frase no alude a una maestra sabelotodo, sino a lo contrario. Es un sarcasmo sobre las personas que presumen ser muy versadas y conocedoras sin serlo. Y el modismo verdadero no es "la maestra ciruela", como se cree comúnmente, sino "el maestro de Siruela, aquel que no sabía leer y puso escuela".

Siruela es un pueblo de la provincia de Badajoz, en Extremadura, España, y no hay constancia de la existencia del tal maestro ni de la anécdota. Es, simplemente, un "relato" más.