DOLAR
OFICIAL $118.44
COMPRA
$124.44
VENTA
BLUE $205.00
COMPRA
$208.00
VENTA

La millonaria guerra entre Daniel Scioli y Karina Rabolini por su divorcio

"Hay un secreto patrimonial oculto en ese expediente", aseguran. 


En 1986 conoció Karina Rabolini a Daniel Scioli, con quien se casó el 10 de diciembre de 1991 por civil, siendo la ceremonia religiosa en la Parroquia San Ignacio el 12 de diciembre del mismo año.​ Se divorciaron en el año 1998 y en 2001 volvieron a formar pareja. Daniel Scioli asumió la gobernación de la provincia de Buenos Aires en 2007 y la pareja estuvo junta hasta diciembre de 2015, cuando la pareja puso final a su relación

En el programa A la tarde, que conduce Karina Mazzocco en América. El panelista Diego Esteves narró la trama que hay entre Scioli y Rabolini: “Hay un secreto patrimonial que está oculto en ese expediente que duerme en la Corte Suprema de la Justicia de la Nación”.

Todo se remite a la pelea por la división de bienes, el periodista sumó: “Me dice gente que entiende del tema, que los expedientes que los políticos no quieren que se expongan van la Corte Suprema siempre que el político tengan un contacto. Quedan en papel, no se digitalizan y no tienen un acceso fácil”.

Diego añadió: “Atrás de esto que hay patrimonio declarado que hizo en dos oportunidades cuando era gobernador, en 2007 en conjunto con Karina, y el 2015 cuando ya no era necesario. En ese período el patrimonio de Scioli creció 1000%, más allá de la inflación es un montón”, explican desde PabloLayus.com 

Mazzoco consultó al panelista sobre Scioli: “¿Sobre qué época puede reclamar Karina los bienes?”. Lo que derivó en una aclaración respecto al periodo que le correspondería a la ex modelo: “Puede hacerlo desde 2002 al 2015. Lo llamativo es el expediente del divorcio que está en la Corte, hubo un movimiento hace unos pocos meses, Karina no va a ir al juez a reclamar sobre la declaración jurada, sino todo lo que hay. Ese es el punto de conflicto, si Karina reclama todo lo que hay detrás podría explotar todo”.

Dejá tu comentario