DOLAR
OFICIAL $98.89
COMPRA
$104.89
VENTA
BLUE $188.00
COMPRA
$191.00
VENTA

Justina Bustos relató cómo fue su internación por coronavirus en África: “Tenía muchísimo miedo”

“Yo iba y les tocaba la puerta a los médicos, pero no venían”, recordó la actriz de sus días de internación.

A raíz de compromisos laborales, Justina Bustos debió viajar el año pasado a la Isla Mauricio en dos ocasiones. En una de ellas dio positivo para COVID y quedó internada durante más de un mes. Recién anoche en “Los Mammones” (América), la actriz dio detalles de uno de los momentos más difíciles que le tocó atravesar en su vida.

Como sucede con todos los invitados, Justina recibió el saludo de una amiga, en este caso de Yolanda Ramos. Las actrices se conocieron en la Isla Mauricio en el rodaje de una película, y compartieron la difícil experiencia de estar internadas y aisladas por COVID.

El saludo le dio pie a la invitada para que conversara con Jey Mammón sobre su experiencia. Justina recordó que en su segundo viaje a África dio positivo el hisopado y rápidamente fue aislada: “Me sacan de donde estoy, de repente. Lo hace toda una gente toda vestida de blanco y me llevan al hospital público de Mauricio, que no está en las mejores condiciones”.

Al quedar internada, la actriz creyó que solamente estaría quince días en su habitación, pero no fue así. La primera de sus compañeras de habitación terminó estando junto a ella por 25 días. Una a una, las personas internadas lograban salir con el alta, pero Justina seguía dando positivo: “Yo no tenía síntomas, ya tenía anticuerpos, estaba perfecta”, afirmó. Además de la distancia y de los miedos por su salud, la actriz vivió esos días con temor debido a la atención que recibía: “Tenía muchísimo miedo, no nos trataban, directamente. El equipo médico cambiaba cada semana, no había una relación con ellos”.

Durante la internación, Justina debió esforzarse especialmente por mantener la tranquilidad: “Estuve 33 días ahí, mi mente empezó... Bueno, tenía que controlarla. Lo que más tenía que controlar eran las emociones. Yo iba y les tocaba la puerta a los médicos, pero no venían”. En los últimos días, explicó, debió recurrir a pastillas para dormir.

El resultado de tanto encierro fue un documental filmado por ella misma en el hospital: “En mis momentos de crisis, generalmente agarro mi creatividad y me entretengo con eso (…) Me filmé amenazando a los médicos. Esto no se hace, pero yo les decía: ‘Más les vale que todos estén mirando: me voy a tirar de la ventana’. Si no decía eso, no venían a atenderme”.

Dejá tu comentario