DOLAR
OFICIAL $86.40
COMPRA
$92.40
VENTA
BLUE $151.00
COMPRA
$156.00
VENTA

Joe Biden, cada vez más cerca de convertirse en nuevo presidente de Estados Unidos: gana un estado clave

El candidato demócrata llamó a la ciudanía a tener “paciencia y fe” mientras continúa el recuento de votos. El Presidente lo acusó de “intentar robarle la elección” y cargó contra los medios y las encuestadoras.

El candidato demócrata Joe Biden le dio la vuelta a los resultados provisionales en el estado de Georgia y se puso al frente de su rival, el presidente Donald Trump, que venía encabezando el conteo.

Según el sitio Decision Desk y las cadenas de televisión Fox News y CNN, Biden fue reduciendo en las últimas horas la distancia con Trump y consigue por ahora 1096 votos más que el actual presidente en este estado del sur del país.

En Georgia hay en juego 16 votos electorales, que serían suficientes para dar la victoria a Biden, que cuenta ya con 264 delegados en el Colegio Electoral (aunque algunos medios cuestionan los 11 de Arizona), y necesita 270 para proclamarse ganador.

Biden achica también las distancias en Pensilvania. Ante este pronóstico poco alentador, el mandatario Donald Trump brindó este jueves una conferencia de prensa en la que volvió a denunciar fraude y aseguró que, “si se cuentan los votos legales” él obtuvo una amplia victoria en los comicios que se celebraron el martes.

Luego de su discurso, Biden respondió con una serie de posteos en Twitter, donde llamó a la ciudadanía “mantener la fe" y aseguró: “Nadie nos va a quitar nuestra democracia”.

Las expresiones del exvicepresidente de Barack Obama llegaron después de un virulento discurso del actual jefe de Estado, que insistió en sus denuncias sobre supuestas irregularidades en el escrutinio. “Obtuve victorias masivas en Florida y Ohio. Los grandes medios interfirieron en este proceso. Y las encuestadoras que decían que iba a haber una gran ola azul se equivocaron. Lo que hubo fue una gran ola roja”, afirmó.

Tras la alocución de Presidente, Biden se volcó a las redes sociales, donde en los últimos días se caracterizó por pedirle “calma” a la ciudadanía hasta que finalice el conteo de votos.

“Nadie nos va a quitar nuestra democracia. Ni ahora ni nunca”, comenzó el opositor en Twitter. Y agregó: “Estados Unidos ha llegado demasiado lejos, peleado demasiadas batallas y soportado demasiado como para permitir que eso suceda”.

Más tarde, volvió a pedirle a sus seguidores que “mantengan la fe” y aseguró que, a pesar de la intención de Trump de “acudir a los tribunales para evitar que se cuenten los votos”, el partido demócrata “ha reunido el esfuerzo de protección electoral más grande de la historia para contraatacar”.

A dos días de la celebración de los comicios en EEUU, en los que se registraron cifras récord de participación, el conteo en jurisdicciones muy disputadas se volvió decisivo para determinar qué candidato alcanza la cifra mágica de 270 votos electorales, necesarios para ganar la presidencia.

Según las proyecciones de medios estadounidenses, Biden suma al menos 253 adhesiones y Trump 214. Sin embargo, el opositor alcanza las 264 si se incluye el estado de Arizona, donde Fox News y la agencia AP lo dan como vencedor.

Según gane o no en ese distrito, el candidato demócrata solo debe conseguir seis o 17 votos electorales, que podría obtener en Nevada (6), Georgia (16) o Pensilvania (20), donde los resultados se esperan este viernes.

En ese contexto, uno de los escenarios de mayor tensión se da en Pensilvania, donde Trump lleva la delantera con el 92% del escrutinio. Sin embargo, se estima que los cientos de miles de votos que aún restan contar serán en su mayoría para Biden, que se encuentra a solo 64.000 adhesiones de distancia del actual mandatario.

Una victoria en Georgia, un tradicional bastión republicano, sería todo un hito. El último demócrata en ganar allí fue Bill Clinton en 1992.

En Georgia, el opositor acortó la brecha con el Presidente, con lo que el tradicional bastión republicano podría pasar a los demócratas por primera vez desde el triunfo de Bill Clinton en 1992.

En tanto, Biden lideraba en Nevada con un 86% de los votos escrutados. En este estado Hillary Clinton ganó en 2016 y muchos de los sufragios pendientes provienen de áreas que tienden a votar por los demócratas.

Además de estos tres estados, todavía no fue declarado un ganador de forma unánime en Arizona (11), Carolina del Norte (15) y Alaska (3), donde Trump resultó victorioso en 2016.

De acuerdo con las autoridades electorales, el conteo podría terminar el viernes en Arizona, mientras que en Carolina del Norte los votos por correo se pueden contar hasta el 12 de noviembre.

Dejá tu comentario