DOLAR
OFICIAL $66.02
COMPRA
$71.02
VENTA
BLUE $114.00
COMPRA
$124.00
VENTA

¡Hacelo, NO lo finjas!

Por Sofía Tarruella. En el Día Internacional del Orgasmo Femenino, DiarioVeloz.com habló con profesionales, y te revela los tabúes y secretos del placer femenino.

Por Sofía Tarruella
@Sofisuu
starruella@diarioveloz.com


Hoy 8 de Agosto es el Día Internacional del Orgasmo Femenino. La idea surgió hace más de diez años de un concejal del pueblo brasileño de Esperantina que, para compensar a su esposa por algunas "deudas sexuales", propuso dedicar un día a estimular el placer de las mujeres.

Hoy, el orgasmo femenino sigue siendo una deuda pendiente. Por esto, bajo el lema de "Háganlo, NO lo finjan" diversos países proponen a las mujeres dedicar un día entero en búsqueda del clímax, ya sea acompañadas o solas.

"Cerca de un 20 o 30 por ciento de las mujeres quedan insatisfechas en sus relaciones sexuales en su parejas, algunas llegan al orgasmo por penetración pero muchas mujeres de otras maneras, entonces cuando el tipo no les da el tiempo, quedan con lo que se conoce como orgasmo inhabilitado", explicó a DiarioVeloz.com el Director del Centro Médico de Sexología y Psiquiatría y Presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana (SASH), Dr. Adrián Sapetti.

El lugar del hombre en las parejas heterosexuales es fundamental y muchas veces la falta de educación sexual, las costumbres o el machismo hacen que la mujer no tenga el lugar o tiempo necesario para lograr el placer óptimo.

"A algunos hombres no les importa nada si la mujer tiene un orgasmo o no, lo hacen ellos y punto"
. En otros casos si la mujer no llega "dicen que se sienten en deuda con ellas, que están en falta y le exigen a la mujer tener un orgasmo, por lo cual algunas terminan fingiendo".

Según una reciente encuesta realizada por El Grupo de Diarios de América (GDA), entre 13.349 latinoamericanas, un 54 por ciento simuló "a veces" un orgasmo ante su pareja.

"Ya desde el siglo primero se aconsejaba fingir a las mujeres cuando no tenían un orgasmo y hasta el día de hoy se sigue dando. Hay mujeres que durante muchos años lo han fingido", sostuvo Sapetti.

Según el médico especialista en psiquiatría, psicoterapeuta y sexólogo clínico, las mujeres fingimos para "que el varón se sienta más macho".

"Hay varones que no aceptan que la mujer no tenga orgasmos y entran en crisis, otros no aceptan que lo tengan por estimulación clitoriana, por frotamiento o por vibradores, ´cómo es posible que no termine con mi pene erecto maravilloso´ sería la idea de él. Y hay un 40 por ciento de mujeres que son orgásmicas o multiorgásmicas pero que llegan al orgasmo no por penetración sino por otro tipo de estimulaciones".


Principalmente, el motivo por el cual muchas mujeres no llegan al orgasmo tiene que ver con una falta de conocimiento del propio cuerpo: en él clítoris se concentran los nervios que producen placer sexual en la mujer. El órgano está unido a los labios menores y recubierto parcialmente por éstos, por eso habitualmente son sólo visibles el capuchón y el glande del clítoris, que en realidad, forman apenas una décima parte del volumen total del clítoris.

"Estimulando ahí es muy sensible y muy excitante, pero hay que hacerlo suavemente no brutalmente, además hay que hacerlo con su suficiente tiempo, que el hombre haya logrado la erección, no quiere decir que la mujer ya esté lista para la penetración. Si la zona no está excitada y lubricada, no se puede penetrar, se tienen que vaso congestionar casi 500, 600 centímetros cúbicos de sangre, a veces es más lenta la respuesta o paulatina, y hay hombres que no lo respetan. Hay que tener recaudos", destacó.

Lo mejor para lograr el orgasmo femenino es que sea la mujer quien de las órdenes sobre su propio cuerpo.

"La mujer tiene que decirle al varón cuál es su mejor manera de llegar al orgasmo, pedírselo, explicitárselo. Hay varones que creen saber cuál es la mejor forma y eso sólo lo conocen las mujeres con su propio cuerpo. Alguno creen que es la mano entera o fuerte, y las mujeres lo quieren suave y despacito como si fuera un pétalo de rosa. El deseo de la mujer es inalienable y no es lo que el otro cree".

Por último Sapetti destacó la importancia de un juego previo que empieza mucho antes que la actividad sexual:

"El juego previo arranca desde la mañana, algunas mujeres dicen que se empiezan a excitar cuando les dan un beso a la mañana, no cuando llega a la tarde y les piden que vayan directo a la cama. Lo mejor es ir preparándolo, además otra cosa es que no siempre las cosas se logran naturalmente, a veces no se coordina, él eyacula rápido, ella no, o hay dolor, a veces hay que recurrir a ayudas médicas, farmacológicas o psicológicas", concluyó.

Más información en http://www.mujervital.com.ar/ y http://www.sexovida.com/