DOLAR
OFICIAL $98.85
COMPRA
$104.85
VENTA
BLUE $190.00
COMPRA
$193.00
VENTA

Giselle Rímolo obtuvo la libertad condicional y dejó el penal de Ezeiza

Estaba condenada a 9 años de prisión por homicidio culposo y ejercicio ilegal de la medicina. 


En las últimas horas, la falsa médica Mónica Cristina María (Giselle) Rímolo, condenada a nueve años de prisión por homicidio culposo y ejercicio ilegal de la medicina, obtuvo en las últimas horas la libertad condicional y dejó el penal de Ezeiza. 

En la resolución que lleva la firma de la jueza María Jimena Monsalve, se expresa que Rímolo puede hablar de la causa en los medios de comunicación ni en las redes sociales. “En caso de no cumplir, regresa a la cárcel”, informaron las fuentes a Infobae. La magistrada otorgó el beneficio porque ya se cumplieron dos tercios de la condena.

Rímolo fue condenada en 2012 a nueve años de prisión por homicidio culposo, ejercicio ilegal de la medicina, estafa en más de 70 ocasiones y tráfico de medicamentos peligrosos.

En los años ‘90, Rímolo se hizo conocida por ser pareja del conductor y locutor Silvio Roldán. Se presentaba entonces como nutricionista y homeópata, aunque luego se comprobó que no tenía título.

En 2001 quedó expuesta por una cámara oculta del programa Telenoche , que la mostró en su clínica mientras recetaba medicamentos que había obtenido mediante contrabando.

La familia de Lilian Díaz, que el 30 de junio de 2001 murió producto de la ingesta de una serie de medicamentos que Rímolo le recetó supuestamente para bajar de peso, presentó una denuncia ante la Justicia.

Rímolo fue detenida en 2002 y en 2004, pero en ambas ocasiones salió en libertad tras pagar una fianza de 300 mil y 100 mil pesos respectivamente.

En 2012 fue declarada culpable y finalmente fue detenida en 2017.

En abril pasado había sido beneficiada con el régimen de salidas transitorias, pero en ese entonces Rímolo sostuvo que prefería no dejar la cárcel y quedarse adentro.

Finalmente, este miércoles salió del penal y completará su sentencia de manera domiciliaria.

Dejá tu comentario