DOLAR
OFICIAL $61.21
COMPRA
$66.21
VENTA
BLUE $79.50
COMPRA
$84.50
VENTA

Garre promete ser "impecables con los excesos policiales"

Además, la ministro de Seguridad de la Nación afirmó que "no habrá impunidad en ningún caso de gatillo fácil".

La ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, se comprometió a ser "implacable con cualquier exceso" de fuerzas policiales y afirmó que "no habrá impunidad en ningún caso de gatillo fácil", al recibir a familiares de víctimas de hechos que involucraron a efectivos.

El ministerio informó en un comunicado de prensa que su titular recibió ayer a parientes de Marcelo Sepúlveda (27) y Jon Camafreita (18), quienes murieron este mes en sendos hechos ocurridos en la localidad bonaerense de Tigre y en la Capital Federal, respectivamente.

Garré había recibido el lunes también a la familia de Franco Reyes (20), quien la semana pasada fue herido de bala al evitar un control policial en el barrio porteño de Villa Santa Rita. "Los familiares de Camafreita expusieron a la ministra los casos en los cuales perdieron la vida sus parientes y solicitaron cooperación por parte de esta cartera para poder avanzar en el esclarecimiento de ambos asesinatos", señaló el informe oficial.

La ministra Garré afirmó que "el Ministerio de Seguridad será implacable con cualquier exceso por parte de las fuerzas policiales y de seguridad. No habrá impunidad en ningún caso de gatillo fácil".

Ante los casos de Camafreita y Reyes, la ministra ordenó el pase a disponibilidad de los dos agentes de la Policía Federal involucrados y la constitución de una comisión especial de la cartera para investigar ambos hechos.

El 21 de enero, se originó una pelea en dos grupos de jóvenes en la plaza Mariano Boedo, de esta Capital Federal, por lo que personal de la comisaría 8va. se trasladó hasta el lugar.

Al ver la llegada de los efectivos, los jóvenes comenzaron a huir, al tiempo que dos policías de un móvil persiguieron a dos de los chicos, Camafreita (18) y un amigo de éste, de 14 años.

De acuerdo a los pesquisas, en medio de un forcejeo entre Camafreita y uno de los efectivos, el joven recibió un tiro en la cabeza y quedó malherido.

Sin embargo, Jesús Castro, prima hermana de la víctima, señaló a Télam que el chico no había participado de ninguna pelea y que tampoco tuvo un forcejeo con el efectivo que le disparó.

Luego de ser baleado, el chico fue trasladado de urgencia al Hospital Ramos Mejía donde murió cuatro días después.

Por su parte, el efectivo que disparó, el cabo Martín Naredo,  quedó detenido e imputado del homicidio.

Por su parte, Reyes (20) transitaba el 25 de enero en su moto y junto a un amigo por avenida Rivadavia, en Flores, cuando evitó un control de vehículos que realizaban efectivos policiales.
Ante esa situación, los policías persiguieron a los motociclistas hasta Tres Arroyos y Terrada, de Villa Santa Rita, donde Reyes ingresó a un edificio.

Los policías irrumpieron en el departamento del tercer piso al que había ingresado el joven que, al ver que seguía siendo perseguido, se descolgó desde el balcón hasta la calle, donde quedó cara a cara con un efectivo al que presuntamente amenazó con una navaja y lesionó levemente en el arco superciliar.

En ese momento, el policía extrajo su arma y baleó al muchacho, a quien hirió en un brazo.

El chico volvió a trepar hasta el balcón de su casa, donde finalmente fue detenido y conducido al hospital Alvarez para ser asistido de la lesión sufrida.

La muerte de Sepúlveda (27) ocurrió el 9 de enero pasado e "involucró a personal de seguridad privada, Policía Bonaerense y Policía municipal de Tigre".

De acuerdo a la familia del fallecido, Marcelo ya había sido agredido por el ex marido de su novia o amigos del hombre y cuando al día siguiente quisieron atacarlo nuevamente, el joven buscó resguardo en un predio fabril de Benavídez donde los custodios creyeron que habían entrado a robar.

Allí, al parecer, los custodios y otros policías que arribaron luego al lugar le aplicaron golpes que le provocaron la muerte.