DOLAR
OFICIAL $92.64
COMPRA
$98.64
VENTA
BLUE $140.00
COMPRA
$145.00
VENTA

El día en que Goldie hizo llorar a Mirtha Legrand en su 50 aniversario 

La Chiqui mantenía una conexión única con su hermana gemela. 

La muerte de Silvia "Goldie" Legrand significó un quiebre en la vida de Mirtha. Las gemelas, casi idénticas en su apariencia, supieron brillar en la pantalla grande en la época de oro del cine nacional, pero Silvia y Legrand tomaron luego decisiones que las volvieron muy diferentes: mientras la primera decidió abandonar su carrera para dedicarse a su familia, la otra se convirtió en conductora de un ciclo que batió récords en cuanto a permanencia en el aire y en una de las divas más importantes del mundo del espectáculo.



Justamente, en el contexto de los festejos por el 50 aniversario de Mirtha Legrand en la televisión , hubo una de las sorpresa que hizo llorar a la conductora: la carta de su hermana, un gesto que la Chiqui no se esperaba.

Mientras en la pantalla aparecían fotos de ambas durante su infancia, la voz en off de Silvia Legrand leía las palabras que iban apareciendo en el papel .

"Querida hermana, en estos cincuenta quiero expresar algunas cosas, y temo sinceramente traicionar mis sentimientos y mi imparcialidad. Eres un ser único e irrepetible, cuando a veces decís que has dado tu vida al público, es verdad. Agreguemos tus largos años de cine: empezaste a los once años y no has parado hasta hoy, haciendo honor a tu personal elegancia, proverbial elegancia, tus verdades, tus convicciones... No en vano sos tan amada. Como hermana tengo orgullo por tus logros y por el cariño y respeto mutuo. No quiero ocupar, chiquita, más tiempo en este homenaje. Que te parece si me despido con la poesía esa que tanto nos gusta a las dos e invoca a nuestro querido pueblo".

"Mi vida fue de día y en enero, al aire libre, bajo un sol redondo, encendido en la sombra de un macondo, feliz santafesino y chacarero. El murmullo era el sonido de aquel piano y un pequeño carnaval como trasfondo y andábamos corriendo por el fondo con una mandarina en cada mano. ¿Qué mas puedo pedirle a la alegría, si la vida era una vuelta a la manzana y nadie... estaba muerto todavía?."

"Mil gracias por tantos años de trabajo, de trabajos inolvidables, y por regalarnos tu figura y delicadeza. Y no sigo porque la emoción no me lo permite. Chau hermana, te quiero"

Dejá tu comentario