DOLAR
OFICIAL $100.63
COMPRA
$106.63
VENTA
BLUE $196.50
COMPRA
$199.50
VENTA

El audio de la mentira de los policías de San Clemente del Tuyú a la familia del detenido asesinado: “Falleció por sobredosis”

La autopsia los desmiente a ellos y a Sergio Berni: señala que Alejandro Martínez (35) murió asfixiado en el calabozo. Tenía múltiples lesiones y fracturas costales.

"Falleció por sobredosis". Los policías de la comisaría 3ra. de San Clemente del Tuyú les dijeron a los familiares de Alejandro Nicolás Martínez (35) cómo había muerto el hombre en el calabozo de esa seccional. Omitieron un dato, clave, que ratificó el resultado de la autopsia: "La causa de muerte sería un paro cardiorrespiratorio traumático secundario probablemente a una asfixia de tipo mecánica".

La investigación fue rápida: detuvieron a nueve policías, acusados de "homicidio agravado por ser cometido por un miembro integrante de la fuerza policial abusando de su función", una pena que prevé prisión perpetua.

Pero el domingo apareció el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien cuestionó el resultado de la autopsia. "Hay muchas cosas que no cierran", advirtió. Dudas que no tienen los investigadores, para quien se trató de una muerte "violenta" de la que son responsables los miembros de la fuerza de seguridad. El hombre sufrió múltiples lesiones y fracturas costales.

Además, según pudo saber Clarín, un preso que estaba en el mismo calabozo declaró ante el fiscal Pablo Gamaleri que a Martínez "lo agarraron entre tres, le apretaron la cara contra el piso y lo golpearon".

La víctima había sido detenida en la madrugada del jueves, supuestamente por causar "disturbios" en el Gran Hotel Fontainebleau, ubicado en Calle 3 y avenida Costanera de San Clemente del Tuyú. De acuerdo a una empleada, esos "disturbios" eran que Martínez creía que alguien en la habitación quería lastimarlo y sentía que estaba en peligro.

En la autopsia se tomaron muestras para determinar si el hombre había consumido drogas o alcohol. Brenda Martínez, su hija, aseguró: "Desde mis 18 años que tengo, nunca lo vi drogado".

La chica había hablado con su padre el miércoles. Recibió una transferencia de dinero suya para organizar el festejo de cumpleaños de su hijo. Martínez era de Coronel Brandsen, adonde lo apodaban "El Gordo John", pero estaba viviendo en San Clemente del Tuyú, balneario al que había regresado hacía unas semanas. Una de las razones era que le encantaba la pesca.

Estaba por abrir allí un local de venta de comida, luego de dejarle el negocio que tenía en Jeppener, cerca de Brandsen, a su hermana. "Yo lo iba a ayudar a cocinar, a estar con él allá", contó Brenda a Clarín.

 

La respuesta a Berni

La adolescente dijo que le "dolió mucho" lo que aseguró Berni, quien remarcó que Martínez "en los últimos 10 días tuvo tres ingresos a la comisaría" y lo trató de "delincuente".

"La primera vez fue porque estaba tirado en la calle totalmente drogado y llamaron para que lo fueran a buscar. Lo llevaron al hospital, se determinó que estaba bajo el efecto de drogas, así que lo dejaron ir", señaló.

Brenda replicó: "Para la memoria de él y para nosotros fue una falta de respeto. Lo trató de chorro y de narco sin conocerlo. Mi papá no era capaz de hacer lo que él dijo, ensució su nombre para salvar a sus policías. Si no lo conoció, no tendría por qué hablar de esa manera".

Martínez tenía otro hijo de 4 años, de otra pareja, que vive en La Plata. Había cobrado una indemnización por un accidente de trabajo en una empresa de seguridad, adonde cumplía tareas de mantenimiento. "No veía de un ojo y de otro sólo un porcentaje bastante chiquito".

"A mi papá lo mataron. Policías que nos tienen que estar apoyando y protegiendo. Lo mataron a golpes y lo asfixiaron", enfatizó Brenda.

Además, denunció que le borraron los mensajes y el contenido de su celular. Y que no se sabe dónde está la plata de la indemnización, por lo que no descarta que los agentes se la hayan robado.

"Nos dijeron que lo detuvieron porque había destrozado la habitación del hotel", sostuvo. En las imágenes de las cámaras de seguridad, cuando se llevan detenido a Martínez, no se lo nota exaltado como afirmaban los policías.

Este lunes, el subsecretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Matías Moreno, dijo que para el Gobierno provincial "es inaceptable cualquier caso de violencia institucional" y adelantó que se reunirán con la familia de la víctima.

Además, Miguel Molina, el abogado de la familia, reveló que pondrá un perito de parte para determinar "quién o quiénes lo mataron" en el calabozo.

Dejá tu comentario