DOLAR
OFICIAL $85.97
COMPRA
$91.97
VENTA
BLUE $151.00
COMPRA
$156.00
VENTA

#DiaMundialContraElCancer Evitá la enfermedad con estos alimentos y recetas

Alimentación sana, contra el cáncer y a favor de la vida. Una nota provocadora con detalles que te van a ayudar.

:: Buenas y salsas gente linda. Desde que comenzó el año estamos en la búsqueda de los 50 alimentos más sanos. Pero hoy, en vez de contarles las propiedades de un solo producto, me gustaría comentarles un informe que presentó el Hospital John Hopkins sobre el cáncer. Por ejemplo, la parte más importante es cuando afirman que la quimioterapia no es la única manera de combatir el cáncer, sino que además es de gran ayuda mantener una vida sana.

El hospital universitario situado en Maryland ha sido nombrado en repetidas ocasiones como el número uno en los Estados Unidos. Justamente en 1889 los médicos de esta institución fueron los pioneros de la cirugía del cáncer de mama. Por todo esto es que este informe tiene un valor científico muy importante. En el comienzo da una serie de indicaciones que a muchos los dejarán con la boca abierta. Por ejemplo indica que "todas las personas tienen células cancerígenas en el cuerpo, que no se ven en los chequeos regulares porque son escasas", pero también ratifican que "cuando el sistema inmunológico de una persona es fuerte, las células cancerígenas serán destruidas y se prevendrá la multiplicación y formación de tumores".

Por eso es que varios profesionales afirman que cuando una persona tiene cáncer su organismo tiene una gran deficiencia nutricional. Como ya lo venimos diciendo varias veces con Claudio en la radio, al cambiar la dieta por una alimentación sana (eliminando los productos elaborados que están llenos de químicos, las carnes, etc.), nuestro cuerpo responderá mucho mejor.

Otro de los puntos importantes es que según ellos, "la quimioterapia en realidad envenena las células de cáncer pero también destruye las células sanas de la medula espinal y del intestino, produce daño en el hígado, riñones, corazón y pulmones". Por estos motivos es que no se tiene que abusar de estos tratamientos y recomiendan ayudarlos con una alimentación sana. Una manera efectiva es evitar el consumo de los siguientes productos:

Azúcar refinada o blanca, uno de los principales alimentos de las células cancerígenas. Tranquilamente la podés reemplazar por azúcar mascabo, stevia o miel orgánica.


Sal refinada, no la consumas más porque es extremadamente mala. Lo mejor es consumir la sal marina sin refinar.


Lácteos, entre otros males mencionados en varios artículos que podrás encontrar en este portal, el exceso de lácteos produce mucus en el cuerpo, especialmente en el conducto intestinal. Como ya lo hemos dicho, el calcio lo podés encontrar en cientos de productos como por ejemplo algas, almendras, girasol, sésamo, chía, espinaca, etc.


Carnes, las células de cáncer maduran en un medio ambiente ácido y el consumo de carnes rojas facilita ese proceso. La proteína la podés encontrar en productos fermentados como el miso, en las legumbres, en algunas algas, etc. Y no te olvides que la proteína de la carne es muy difícil de digerir y además la carne al no poder digerirse al 100% queda en los intestinos, se descompone y lleva a la creación de más toxinas.


Productos enlatados, las latas están llenas de químicos y conservantes para que el producto se mantenga durante varios años. Mi pregunta es: ¿vos crees que a tu cuerpo le hace bien ingerir esos químicos? Por eso tenemos que volver a los productos naturales.


Evitar tomar café, té, mate de yerba común y chocolate, porque tienen mucha cafeína. El té verde, las yerbas de hierbas o la harina de algarroba son una buena alternativa.


El agua es mejor tomarla purificada o filtrada para evitar las toxinas y metales pesados del agua de la canilla.


Microondas, evitalo y si es posible ni lo uses.


Y para cerrar esta listita loca me gustaría agregar la frase de Michael Pollan: "no consumas nada que tu bisabuela no reconozca como alimento". Aclaro que yo le modifico abuela por bisabuela para que sea válido para todas las generaciones.

Incorporá cada vez más a tu alimentación verduras y frutas frescas, cereales, legumbres, semillas, frutos secos, algas marinas y líquido. Una buena forma de consumir más líquido y llenarnos es haciendo jugos de frutas y vegetales que proporcionan al cuerpo coenzimas que son fáciles y rápidas de absorber ayudando a formar células sanas. Por eso es que varios profesionales, como Néstor Palmetti, recomiendan tomar jugos de vegetales (incluyendo alfalfa) y comer muchos vegetales frescos 2 o 3 veces al día para obtener enzimas vivas que ayudan a construir células sanas. Además, las células de cáncer no pueden reproducirse en un ambiente oxigenado, por lo que el ejercicio diario y la respiración profunda ayuda a recibir más oxígeno.

Lo que no debemos olvidar es que el cáncer es una enfermedad producto de rencores acumulados del pasado. Y justamente sobre esto último, el genio de Claudio ya escribió varios artículos que pueden encontrar en este portal. Para que cada día mejoremos nuestra calidad de vida, les propongo dos recetas sanas y ricas. Hasta la próxima semana y gracias por seguir eligiendo alimentarse con el corazón y no tanto con los ojos.

:: Pablito Martín. Chef - Periodista.

:: Ensalada tibia de zapallitos

INGREDIENTES (4 porciones)

Zapallitos                                            6 medianos

Cebollas                                              6 medianas

Rúcula                                                 1 paquete

Tomates                                             4 medianos

Huevo                                                 2

Levadura de cerveza en copos  3 cucharadas

Semillas de sésamo                       2 cucharadas

Pimienta y sal marina                    Cantidad necesaria

Aceite de oliva                                 Cantidad necesaria

Opcional:

Arroz integral cocido      1 taza

PROCEDIMIENTO

Precalentá el horno.

Limpiá bien los zapallitos, cortalos en cuartos y ponelos sobre una fuente para horno previamente aceitada, uno al lado del otro con la parte blanca hacia abajo.

Pelá y cortá las cebollas en cuartos y colocalas en la fuente de la misma forma.

Llevá la fuente al horno sobre el piso (para que se dore la superficie) y cocinalo durante 7 minutos. Da vuelta los zapallitos y las cebollas (notarás que se doró la parte de abajo) y cocinalo 7 minutos más sobre el piso. Sacá la fuente del horno y reservá.

Limpiá bien las hojas de rúcula y los tomates.

Herví los huevos durante 10 minutos, sacalos del fuego e inmediatamente enfrialos y pelalos.

Cortá los tomates y los huevos en gajos chicos o cuadraditos.

Tostá las semillas y molelas.

En una fuente grande poné los zapallitos, las cebollas, las hojas de rúcula, los tomates, la levadura de cerveza, un chorrito de aceite, una pizca de pimienta y otra de sal (si vas a usar el arroz, este es el momento de agregarlo). Mezclá bien y decorá por encima con el huevo y las semillas.