DOLAR
OFICIAL $187.80
COMPRA
$196.80
VENTA
BLUE $371.00
COMPRA
$375.00
VENTA

Declararon los bomberos que asistieron a Fernando Báez Sosa tras la golpiza: “Nunca tuvo signos vitales”

Terminó la segunda semana de audiencias con el testimonio de un joven que fue víctima de una golpiza por parte de Lucas Pertossi un mes antes del crimen.

Este viernes cerró la décima audiencia del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, asesinado a golpes a la salida del boliche Le Brique el 18 de enero de 2020. Allí declararon dos bomberos voluntarios de Villa Gesell, quienes asistieron a la víctima tras el ataque, y Pablo Zapata, un joven oriundo de Zárate, que contó las agresiones que sufrió por parte de Lucas Pertossi, uno de los rugbiers acusados, semanas antes del crimen.

El dato importante del día es que Hugo Tomei, abogado defensor, pidió que las declaraciones de Juan Pedro Guarino (22) y Alejo Milanesi (23), los dos rugbiers del grupo que fueron absueltos, se adelanten para el próximo lunes Es un pedido estratégico: estaba previsto que presten testimonio en la audiencia del miércoles 18, justo cuando se cumplen 3 años de la muerte de Báez Sosa.

 

"Nunca tuvo signos vitales"

Verónica Onieva, la bombero que asistió a Fernando, relató cómo fue la noche del crimen. "En temporada tenemos guardia en el cuartel, somos 4 bomberos fijos. Esa noche sonó la alarma interna, y salimos. Que teníamos una persona en la vía publica inconsciente en frente del boliche. Llegamos, estacionamos en frente, cruzamos, nos encontramos con persona en el piso a la que le estaban haciendo RCP, intervenimos nosotros", narró. 

Luego prosiguió: "Uno de los nuestros compañeros comenzó a hacerle RCP, le conectamos el DEA (dispositivo que asiste la maniobra de reanimación). El DEA  escaneó, nos dijo que continuáramos con RCP. A los 10 minutos llegó la ambulancia con la médica, los ayudamos a subir al paciente a la ambulancia. Nunca tuvo signos vitales", cerró su testimonio.

Luego de Onieto, su compañero Javier Timoteo tomó la palabra y relató la secuencia. "A las 5 de la mañana sonó la alarma interna. Yo soy chofer, cuando los chicos se van a cambiar le preguntó a nuestro operador y me comenta que es una persona que no reacciona frente al boliche Le Brique. Pasaron minutos nada más, estamos a cuatro cuadras como mucho

"Llegamos al lugar y ya bajamos con el DEA. Había una chica haciéndole RCP, yo soy ambulancionero además y la vi a la chica que estaba bien posicionada, y cuando ya se hizo cargo bomberos, le pusimos el DEA, le tomamos los signos vitales. No tenía signos vitales", ratificó. 

Timoteo explicó brevemente cómo funciona el DEA "hace como un chequeo y cuando no tiene latidos, indica que se hagan masajes cardíacos. Mi compañero arranco con maniobras de RCP, volvió a hacer el chequeo, y no tenía. Hicimos relevo y arranque yo con RCP. Hasta que llegó la ambulancia y ayudamos a cargar el paciente en la camilla para llevarlos al hospital", cerró. 

 

El testimonio de un testigo contra Lucas Pertossi

El tercer testimonio es el de Pablo Gastón Zapata, un joven de Zárate que había sido agredido unas semanas antes del crimen por Lucas Pertossi, uno de los rugbiers acusados. 

Allí relató el encontronazo que tuvo con Pertossi, quien —según su testimonio— lo fracturó de un golpe. "Fue una patoteada. Primero recibí una golpiza, él (por Pertossi) junto a cinco o seis sujetos más. Me lo cruzo a los cinco días con algunos de esos sujetos, se me vienen encima. Uno de los chicos me abre paso para bajar la escalera (está en un bar) y Lucas Pertossi me pega una trompada. Caigo, me hago una fractura. Quedé saltando en una pierna", dijo. 

"'Hijo de puta, te voy a matar, hijo de puta te voy a robar la moto", le gritaba Pertossi. Según siguió contando, pidió a unos amigos que se fijen cómo estaba su moto. Pero para ese momento ya había desaparecido. Luego del testimonio, la fiscalía le mostró fotos de la moto (la que no había visto nunca más), y la reconoció. Las imágenes fueron extraídas del celular de Lucas Pertossi.

Dejá tu comentario