DOLAR HOY: COMPRA $58.37 VENTA $63.10

De lo regional a lo local: condicionantes y retos para el nuevo gobierno

Por Manuel Zunino y Santiago Giorgetta. ¿Qué desafíos internos y externos deberá enfrentar Alberto Fernández?

campaña

Alberto Fernández derrotó con contundencia al único presidente de América del Sur que no logró acceder a un segundo mandato, pero deberá asumir lajefatura en un contexto crítico. Sabemos que llegar al gobierno no implica necesariamente adquirir el poder real. En este sentido, no solo tendrá que lidiar con la conflictiva situación regional, sino que se enfrentará a desafíos internos no menos complejos.

A nivel regional, encontramos una serie de gobiernos conservadores que no consiguen construir hegemonía, entendida como la capacidad de una clase o sector social de difundir sus intereses particulares como los del conjunto, logrando asumir una dirección política estable. Por sus propias características –principalmente ideológicas- les resulta imposible generar bienestar material ni expectativas a futuro, que les permitan establecer consensos a mediano plazo. El ajuste y la exclusión incesante que producen, no pueden ser sostenidos sino por un recrudecimiento de la represión.

Por otra parte, una situación en Bolivia muy grave en términos de represión del pueblo boliviano, deterioro institucional y en cuanto a su posibilidad de replicación en la región. Su caracterización no permite grises ni eufemismo: se trata de un golpe de estado que debemos rechazar al unísono y rotundamente.

Estas situacionesparticulares y sus denominadores comunes, derrumban la idea que intentó instalarse durante estos últimos años, sobre la constitución de espacios políticos de derecha, caracterizados como “democráticos”, “moderados” y “modernos”.

En una América Latina convulsionada, la tarea que le toca al gobierno de Alberto Fernández, será trascendente para mantener los lazos de unidad regionales y volver a animar un viento progresista. 

Por otro lado, el frente interno presenta un clima de opinión favorable para el nuevo gobierno argentino, en el que la amplia mayoría observa con sensaciones positivas lo que se viene, una mixtura de esperanza y realismo que son muy importantes para los primeros meses. Además, cuenta con una militancia fortalecida luego de cuatro años de reorganización.

Sin embargo, se encontrará con una oposición que probablemente no le ofrezca tregua y cuya base de sustentación, presenta posiciones radicalizadas. Según nuestro último sondeo en Buenos Aires, sólo un 61% de los votantes de JxC tiene confianza en la democracia y el 75% considera que las Fuerzas Armadas/de Seguridad deberían intervenir políticamente, en ciertas circunstancias.

En este marco, la posibilidad de generar acuerdos internos lo más amplios posible y mantener vínculos regionales positivos para nuestro país, serán claves para retomar un rumbo virtuoso.

Dejá tu comentario