DOLAR
OFICIAL $84.77
COMPRA
$90.77
VENTA
BLUE $155.00
COMPRA
$161.00
VENTA

Beneficios de la dieta mediterránea para llegar espléndida al verano

En la búsqueda por perder peso, muchos terminan renunciando al placer de las comidas.

La dieta mediterránea es saludable y también promueve el consumo de una amplia variedad de alimentos ricos, accesibles y fáciles de preparar, los cuales tienen un papel fundamental en la preservación de nuestra salud. Por estas razones fue candidata en 2007 a formar parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.


Una alimentación bien equilibrada debe proporcionarnos las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para mantener el cuerpo fuerte y saludable. Pero comer bien no sólo es sinónimo de bajar de peso, sino que puede ayudar también a prevenir enfermedades y problemas de salud.

Todos hemos oído hablar de los beneficios de la dieta mediterránea como fuente para combatir la obesidad y mejorar nuestra salud cardiovascular, entre algunas de sus cualidades. Los primeros estudios realizados en torno a la Dieta Mediterránea surgen a principios de los años '50, luego de observar los hábitos alimentarios en los países de la cuenca mediterránea (como España, Italia, Francia, Grecia y Portugal) y su incidencia significativamente menor en enfermedades coronarias y una menor tasa de mortalidad por cáncer.

Los alimentos que constituyen la dieta mediterránea son muy variados, incluyendo gran cantidad de frutas y verduras, de pescados, frutos secos y alimentos procedentes de cereales como las pastas.

Las 10 recomendaciones básicas de la dieta mediterránea son:

Aceite de oliva como principal grasa de adición

Es un alimento rico en vitamina E, polifenoles y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras.

El consumo diario de pasta, arroz y cereales es indispensable

Por su composición rica en carbohidratos, aportan una parte importante de energía necesaria para nuestras actividades diarias. Las pastas secas, por ejemplo, tienen características únicas porque aportan proteínas, vitaminas del grupo B y minerales con un bajo nivel de grasa y de sodio.

Las pastas elaboradas con trigo candeal son, además, un alimento de bajo índice glucémico, por lo que su incorporación al organismo se da de forma lenta y progresiva. Esto contribuye a mantener bajo control los niveles de azúcar en sangre, y por ser hidratos de carbono del tipo "complejos", son un recurso fundamental para bajar de peso. Al mismo tiempo, por ser un alimento de origen vegetal, no contiene colesterol y ayuda al cuidado del corazón.

Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres, champiñones y frutos secos

Las verduras, hortalizas y frutas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y aportan, al mismo tiempo, una gran cantidad de agua. Es fundamental consumir 5 raciones de fruta y verdura a diario.

Los alimentos, frescos y de temporada son los más adecuados

Es importante aprovechar los productos de temporada ya que nos permiten consumirlos en su mejor momento, tanto por su aporte de nutrientes como por su aroma y sabor.

Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos

Los lácteos son una excelente fuente de proteínas, minerales (calcio, fósforo, etc) y vitaminas.

La carne roja se tendría que consumir con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas. Y las carnes procesadas, en cantidades pequeñas y como ingredientes de diversos platos

El consumo excesivo de grasas animales no es bueno para la salud y se recomienda ingerirlo en cantidades pequeñas, preferentemente carnes magras, y formando parte de platos a base de verduras y cereales.

Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación

Se recomienda el consumo de pescado azul, aquellos de aguas profundas y frías como el salmón, atún y la sardina, como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas cuentan con propiedades protectoras frente a enfermedades cardiovasculares.

La fruta fresca tendría que ser de consumo habitual.

Las frutas son alimentos muy nutritivos que aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria.

El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo.. El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas

El agua es fundamental en nuestra dieta. El vino, por su parte, es un alimento tradicional en la dieta mediterránea que puede tener efectos beneficiosos para la salud si es consumido con moderación y en contexto de una dieta equilibrada.

Realizar actividad física todos los días

Mantenerse físicamente activo y realizar cada día ejercicio adaptado a nuestras capacidades es muy importante para conservar una buena salud.